Como la piedra

Rocas, foto de Paulina Mondragón

El sauce besa al viento
que sacude con fuerza el polvo triste
que el otoño sembró en las ramas.
La memoria también se vuelve
a mirar hacia el otro lado
a donde el mar se pierde entre los huecos,
y lava las heridas.
No hay error porque todo es yerro,
todo es leve y no pesa porque dura,
perdura
como la piedra rodada en el río.
Los clavos que sostienen el retrato
en la pared su fuerza no han perdido.
¿Tendrá la hoja vigor hasta el verano?
La dulce miel resbala entre los dedos.

Aguadulce, julio de 2011

Principal Índice < Anterior | | Siguiente >

Anuncios

Balada del tiempo perdido

Reloj, por Roxana Riaño

La losa de las horas
cayó en la espalda
y sólo encontró aire
y aliento entrecortado.
El vaso que vacío
restó sobre la mesa del café
aquella tarde llena de tu ausencia
es mi testigo.
No hubo palabras
ni falsos juramentos
ni lágrimas ni lámpara encendida
ni besos cómplices tampoco.

Almería, octubre de 2010

Principal Índice < Anterior | | Siguiente >

El libro de arena

Llueve en el mar

¿Recuerdas aquella tarde lluviosa?
Gaviotas apostadas en la orilla
escrutando el labio del mar en calma
-cuando los besos se hicieron promesa.
La sombra del destino, ¿lo recuerdas?,
como llega la noche, como daga,
escinde el piso y nos corta las manos.
¿Recuerdas la lluvia de aquella tarde?
El cielo miente escupiendo esperanza,
disfrazando el vacío con tu nombre,
llenando la soledad de guirnaldas,
de azúcar la huella de la partida.
En el libro de arena resta un verso
que solitario suplica la muerte.
Deseo inútil porque ya no vivo.

Aguadulce, noviembre de 2008

Principal Índice < Anterior | | Siguiente >

Fiebre

De labios para fuera, Abel Pruñonosa Asensio

Se mancilló de sombra la palabra
y se eclipsó la luz de la esperanza
con el velo aéreo de la duda.
Abriría tu verbo con la hoja
del agudo escalpelo del deseo,
para beber su sangre,
pintar de rojo hirviente mis entrañas,
leer los augurios de mi destino,
que se esculpe en tus labios,
y forjar en tu idioma carne viva.
Pasión que desborda y verso que hiere.

Aguadulce, noviembre de 2008

Principal Índice < Anterior | | Siguiente >

Goteo

gota

Para Vivi Massares
Gota a gota llueve el poema
su sangre o barro,
su silueta de cóndor
-abrazo
en éxtasis al aire-,
mientras la lira, arcana sombra, teje
tules y despedidas
sin adjetivos.
El viento, sólo el viento
susurra sílabas que ya no fueron.

Aguadulce, mayo de 2010

Principal Índice < Anterior | | Siguiente >

Crea tu sitio web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: